En Defensa del Diablo (Parte I)

«Yo pago menos impuestos que mi secretaria»

Warren Buffet

“Trump no paga taxes…” dijo Hillary Clinton, en ese entonces la candidata a la presidencia de los Estados Unidos de América por el partido demócrata. Trump, candidato por el partido Republicano, ahora presidente, le espetó “Eso me hace listo…”

Quizás pasen muchos años o décadas antes de volver a tener en la Casa Blanca a otra persona tan controversial como el actual presidente Donald John Trump. Trump proviene de una familia de la clase más alta de la Sociedad y se las agenció para multiplicar esa fortuna enormemente, fundamentalmente por medio de los bienes raíces. Él es posiblemente el más opulento (de los presidentes) de EU que haya pisado la oficina oval y además es la antítesis de todo lo políticamente. Trump comenta, habla o plasma en las redes sociales lo primero que le venga a la mente directo y sin decorativos. Esas cualidades, tal sinceridad y espontaneidad han causado un verdadero encontronazo entre sus admiradores y detractores.

Siempre hacemos hincapié en que la Declaración de Impuestos sobre los Ingresos es una declaración jurada. Es casi un medidor oculto de la honestidad de las personas. Muchas personas, de cualquier clase o abolengo, no son lo verdaderamente honestas con esa declaración. Muchos personajes célebres como Al Capone, Wesley Snipes, Floyd Mayweather et al, tuvieron algunos “percances” por no pagar impuestos o comprobarse que no fueron lo suficientemente transparentes con sus declaraciones.

La declaración de impuestos federales sobre los Ingresos (Income Tax) data del año 1913, oficialmente establecido durante el mandato del presidente Woodrow Wilson y créalo o no, inicialmente era aplicado solo a los más ricos. En aquel entonces la declaración (jurada) de impuestos apenas era una simple forma de apenas una solitaria hoja. Posteriormente a medida que el país creció, se fue desarrollando y también debido a la guerra, se hizo necesario más dinero para las arcas del gobierno, se empezó a expandir a todos los niveles de la Sociedad. Los ricos se dedicaron a estudiar las reglas del “juego” y buscaron modos y vías “legales” de minimizar estos impuestos.

El primer presidente de Estados Unidos que hizo público sus Declaración de Impuestos Personales fue James E Carter y después vino el diluvio…, casi se hizo una regla, todos los presidentes, Demócratas y Republicanos, como niños (incluso el Trump de ese tiempo, Ronald Reagan) aplicaditos presentaron, hasta que llegó Trump y rompió la inercia. Desconozco si el otrora acaudalado candidato, Ross Perot, desveló su declaración impuestos personales ante el público ávido de conocer las intimidades financieras de los demás…

Los impuestos personales, son personales. Para exigir y analizar los impuestos de los demás están los funcionarios y auditores del Departamento de Rentas Internas (IRS) o en caso de que se pidan préstamos o se requiera de una declaración de impuestos como prueba de la buena salud de una institución o persona(s) entonces, sí se hará uso de dicho documento.

Si mirasen en la página de 2DataSolutions, verán las premisas de confidencialidad de nuestra empresa, donde no se le comparte la información enviada al IRS ni a las parejas de los clientes, a menos que los “cónyuges” hagan la declaración conjuntamente o a menos que sea expedida una orden judicial. Respetamos sobremanera la privacidad de nuestros clientes de manera absoluta.

Llevamos muchos años ayudando a la comunidad para preparar sus impuestos y también para “planificar y crear estrategias” de impuestos. Ese documento es tan confidencial y particular como nuestra intimidad, nuestras partes privadas. Puede que usted vaya a la playa y vea hasta los “dientes” de las personas que desean exponer lo más íntimo de su ser y quizás sin ánimo de crear el morbo entre las personas en derredor. Pero siempre recuerde que no es un acto mandatorio.  

En el mundo de los impuestos existen muchos mecanismos y herramientas para ahorrar dinero, principalmente entre las personas que producen alimentos, energía, que crean trabajo, que brindan vivienda, alojamiento, servicios y más. Hay una diversidad de mecanismos de acuerdo con el modo en que se produzca el dinero. En venideras publicaciones explicaremos detalles acerca de los impuestos personales y de los impuestos fiscales. Desafortunadamente existen pocos incentivos o créditos al alcance de la clase media como los créditos a los estudiantes universitarios, personas con hijos menores y estudiantes; así como otras misceláneas tales como renovaciones y reparaciones relacionadas al ahorro de energía etc.

El presidente quizás no sea tan “listo” por haber dado ese tipo de respuesta, como tantos otros desaciertos que ha tenido en estos años al frente del país, pero si ha sido extremadamente listo como para rodearse de personas muy inteligentes que lo asesoran como para tener sus cuentas listas y casi inmaculadas. Muchos desconocen que las empresas de Donald Trump son auditadas cada año, primeramente, por auditores internos, de manera obligatoria y después por auditores externos y el IRS. ¿A quién más hay que darle explicaciones al respecto…?

                                          (continuará…)

6.599 replies on “En Defensa del Diablo (Parte I)